Una intuición mirada.


Todos tenemos un ser dormido que quiere despertar a la realidad tal como es
y en este blog las imágenes, la música y la palabra son su principal vía.








.
.
.

.

.
.
.

.

.

.

.

.

.

.

.
RUDOLF BONVIE.
.
.
.








jueves, 31 de enero de 2013

Junto a un rostro que no conoces.










El sueño de desaparecer. Esfumarse. Salir un día por la
puerta y no volver nunca.
El sueño de convertirse en otro. Abandonar a los amigos
y la familia, abandonarse a uno mismo y convertirse en
otro; romper todos los lazos, abandonar el hogar y las costumbres,
renunciar a las pertenencias, la seguridad, las perspectivas
de futuro y las ambiciones para convertirse en un
extraño.
Dejarse crecer la barba, el pelo, ocultar los ojos, comprarse
unas gafas, ropa usada y zapatos desgastados, dejar
que se hinche la cara, que se ennegrezcan las manos, vagar
por el entorno cotidiano, entre los conocidos de antes, y ver
qué aspecto tienen las cosas cuando ya no se está.
El sueño de una transformación.
Como, cuando te despiertas una mañana
 junto a un rostro que no conoces.

                                                               Caminar.
                                                               Tomas Espedal. Editorial Siruela.






Imogen Cunningham














































martes, 29 de enero de 2013

Tengo en mí todos los sueños del mundo...




    No soy nada. 
    Nunca seré nada.
                                                                 No puedo querer ser nada.


                  A parte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo. 





Adam Jeppesen.








          

      Não sou nada.


      Nunca serei nada.


      Não posso querer ser nada.


      À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.




                                                                     Álvaro de Campos
                                                                        Versión de Miguel A. Flores









Fotografía: Alex Majoli.
























viernes, 25 de enero de 2013

Soy del tamaño de lo que veo y no del tamaño de mi altura...






Desde mi aldea veo cuanto desde la tierra se puede
    ver del Universo...
Por eso mi aldea es tan grande como cualquiera otra
   tierra.
Porque soy del tamaño de lo que veo
y no del tamaño de mi altura...

En las ciudades la vida es más pequeña
Que aquí en mi casa en la cima de este monte.
En la ciudad las grandes casas cierran la mirada con
   llave,
Esconden el horizonte, empujan nuestra mirada lejos
   de todo el cielo.
Nos hacen pequeños porque nos sacan todo y así no
   podemos mirar
Y nos hacen pobres porque nuestra única riqueza es
   ver.

(Extraido de Poesía completa de Alberto Caeiro,
coed. universidades Puebla México. Trad. MA Flores.) 



Da minha aldeia veio quanto da terra se pode ver no Universo... 
Por isso a minha aldeia é tão grande como outra terra qualquer
Porque eu sou do tamanho do que vejo 
E não, do tamanho da minha altura... 
Nas cidades a vida é mais pequena 
Que aqui na minha casa no cimo deste outeiro. 

Na cidade as grandes casas fecham a vista à chave, 
Escondem o horizonte, empurram o nosso olhar para longe de todo o céu, 
Tornam-nos pequenos porque nos tiram o que os nossos olhos nos podem dar, 
E tornam-nos pobres porque a nossa única riqueza é ver. 

Alberto Caeiro. ( Eterónimo de F. Pessoa.)




































Fotografías: Florian Imgrund

martes, 22 de enero de 2013

Que la luz cree la magia. Minor White.





Como si se encendiese una llama de luz en el interior que mostrase el “todo” con la mayor fidelidad posible. Dependiendo de la manera en que esa energía fluya, es la manera en que se puede captar la atención de los demás.

































Yo fotografío no aquello como es, sino aquello como SOY."









El fotógrafo siente que el mundo visual o que todo el mundo de los hechos se encuentra como escondido bajo envolturas. A menudo dobla una esquina diciéndose a sí mismo “aquí hay una foto”, y si no la consigue, se considera insensible. Puede buscarla día tras día hasta que la imagen se hace visible. Nada ha cambiado, excepto él mismo; aunque, para ser sinceros, algunas veces debe esperar hasta que la luz cree la magia.











El fotógrafo se proyecta en todo lo que ve, identificándose con todo para poder conocerlo y sentirlo mejor. Para alcanzar este estado en blanco es necesario un esfuerzo, quizá incluso una disciplina. Fuera de este estado, el fotógrafo ama y odia intensamente, y es consciente de las áreas de su indiferencia. Fotografía lo que ama porque lo ama, lo que odia como rebeldía.












Esto no es una experiencia aislada que sólo ocurre con la naturaleza; puedo equipararla con muchas otras experiencias mientras fotografiaba a personas. La duración de una sesión es lo que se tarda en llegar a una relación profunda de amistad con el sujeto. La cámara es mucho más que un dispositivo para registrar una experiencia entre dos personas.









Si caminase a lo largo de una manzana en estado de sensibilización y armonía con todo lo que viese, se agotaría antes de llegar al final y acabaría la película mucho antes.
Tal vez dicho estado mental pueda compararse con una tetera a punto de hervir. Un poco más de calor, una imagen vista, y la superficie se vuelve turbulenta.











 Posiblemente el trabajo creativo del fotógrafo consista en parte en alcanzar este estado mental. Llegar a él no es de ninguna manera automático. Puede ayudar el uso constante de la misma cámara con propósitos serios, de tal modo que la asociación de la cámara con la mano conduzca siempre a fotografiar. Pero ciertamente, una vez se ha alcanzado dicho estado, lo que ocurre posteriormente puede resultar incontrolado, como parece que debería ser.



Fotografías: Minor White.
Texto: Minor White, Fantasía del alféizar, Rochester, 1958 












domingo, 20 de enero de 2013

Desaparecer en él.. Minor White


El espacio es la realidad donde acontecen todos los significados, al revisitarlo y al adentrarse en éste como un espacio nuevo, uno se sumerge hasta desaparecer en él... por ser ya parte.









Fotografías: Minor White.

sábado, 19 de enero de 2013

Por el camino de los sueños. Minor White.




Fotografiar en algunas ocasiones... no es buscar, sino  esperar y contemplar lo que acontece.









 Desde la quietud de ver, el mundo nos habla.





Fotografías Minor White.

martes, 15 de enero de 2013

Minor White. Habitar el espacio





























El artista debe sentir la naturaleza como si fuese el mismo, depurándolo de todo aquello que se considere conflictivo. Esto se hace conociendo plenamente el paisaje, sintiéndolo y viviéndolo. Se observa detenidamente lo que esta presente ante los ojos abriendo a su vez el yo creador. Se visita el paisaje una y otra vez hasta que se convierta en algo familiar. Resaltan las formas del panorama, se activa el inconsiente, fluyen todas aquellas viviencias que se guardan de un momento particular de la vida, se encadenan las ideas luego el sonido del click mecánico da la señal.




































Se concretan las ideas y se forma la imágen. Al igual que el microscopio hace visible lo invisible, las formas propias del paisaje son ampliadas en su escencia máxima, suprimiendo la indiferencia de su forma genérica.










Mientras crea, la mente del fotógrafo está en blanco. Debería añadir que esta condición solo se da en casos especiales, principalmente cuando se buscan imágenes. Mientras el fotógrafo está en esta condición, hay algo que le impide descaminarse, que le impide caer por las alcantarillas o incrustarse contra los parachoques de camiones detenidos. Para aquellos que comparen ese estar en blanco con alguna especie de vacío estático, debo explicar que es un estar en blanco especial. En realidad es un estado mental muy activo, un estado mental muy receptivo, listo para cualquier en momento atrapar una imagen sin tener, sin embargo, ninguna imagen preformada.





















Tal estado se asemeja al de una película virgen: parece inerte, pero es tan sensitiva que una fracción de segundo genera vida en ella (no sólo vida, sino una vida).



MINOR WHITE  Del Libro: El ojo y la mente de la cámara (1952) 

Extractos recogidos del libro Estética Fotográfica.
 Joan Foncuberta. Editorial: G. Gili.















Minor White.

minor white.

lunes, 14 de enero de 2013

Dakota Suite. An almost silent life

Minor White. La fidelidad de una llama.





























Minor White indagó sutílmente sobre los interrogantes de dónde, por qué y cómo surgen las imágenes en el ojo del fotógrafo.
Se basó en tres pilares fundamentales:
 El espacio, la forma y el movimiento.


















































Al habitar el espacio fotográfico se pueden sentir todas las sensaciones que éste emite y la resonancia de nuestras vivencias por empatía con lo observado a través de las formas de los elementos que lo componen.
























White explicaba que con el movimiento se podían expresar los sentimientos más íntimos del ser. Es como si al encenderse una luz en la nada apareciese el todo con la intensidad y la fidelidad de una llama.











"Una imagen es capaz de expresar valores intangibles, y lo que produce al que la mira es tan importante como lo que el artista tenía en la mente"

Minor White.






Fotografías Minor White.












jueves, 10 de enero de 2013

Nik Bärtsch's Ronin

A TRAVÉS DE LAS IMÁGENES. IV


Un mundo dentro de otro.












 Por otro lado, "una buena metáfora encierra una percepción intuitiva de la semejanza de las cosas que no son similares" (Aristóteles, 1459 a Cristo.)





Las metáforas generan relaciones por la fascinación de reconocer el sí mismo en el otro, por la curiosidad de soltarte a sus diferentes lecturas, por la necesidad de crear mundos también como espectadores y esto lleva a la práctica de una historia nueva en cada lectura.










Éstas no tienen un sentido racional, sino que sugieren una lectura desde la intuición, de la imaginación y la sensibilidad; se expresan a través de un significado abierto y ejercen una vocación de obra inconclusa. Tienen algo que no muestran, no para ser comprendidas sino para generar un diálogo con lo observado, ejercen una atracción porque encierran nuevas lecturas, nuevas visiones y porque al descifrarlas las hacemos nuestras. 






Imágenes: Susan Lipper